Descubre tu Ikigai

Escrito por Agus Pereyra

Descubre que es el ikigai

Crear una Marca Personal cuesta trabajo. Por eso espero que el Ikigai te ayude para pensar tu propuesta de valor.

Son muchas las cosas que debes hacer antes de llevar a la práctica tu proyecto.

Desde elegir un buen problema que resolver. Definir tu oferta. Crear tu página web. Realizar un análisis de posicionamiento para Google. Crear y programar el contenido que compartirás con tu audiencia… entre otras cosas.

Puedes perderte con todo lo que debes hacer. Por eso, te traigo este artículo a modo de guía para que recuperes el centro cada vez que te salgas del camino.

El significado de Ikigai

Ikigai (生き甲斐) significa hacer en coherencia con lo que siento y/o me apasiona. En un sentido más filosófico, es la chispa que te impulsa a despertar cada día con las ganas de vivir. 

Es una palabra japonesa que no tiene una transliteración exacta, pero su espíritu se ve reflejado en “tener una razón de ser” para existir. 

No es de extrañarnos que en Japón, la esperanza de vida sea una de las más altas en todo el mundo. Algunas personas atribuyen el secreto de esta longevidad a su estilo de vida, que tiene como eje el ikigai. 

Según esta filosofía, llevas dentro tuyo uno o más ikigai que pueden variar según pase el tiempo. El desafío personal es estar en constante sintonía con nuestra pasión.

El ikigai se divide en cuatro partes. Para que puedas completar el tuyo, te dejo a continuación una serie de preguntas. 

1. PASIÓN. Lo que te moviliza a despertar cada día.

Preguntas: ¿Qué actividades no te significan un desgaste físico, emocional, mental o de cualquier otro tipo? ¿Qué haces en tus tiempos libres? ¿Qué hacías de pequeño/a? ¿Qué puedes hacer por horas, sin darte cuenta el paso del tiempo.

2. MISIÓN. Lo que vienes a hacer en el mundo.

Preguntas: ¿En qué eres naturalmente bueno? ¿Qué tareas son tu fuerte? ¿Qué aspectos destacan de ti las demás personas? ¿Cuáles son tus talentos?

3. VOCACIÓN. La actividad que te da paz y felicidad interior realizarla.

Preguntas: ¿Qué problemas puedes resolver con tus habilidades (aquellas que marcaste en tu misión)? ¿Cuál es el valor que puedes aportar en este mundo? ¿Cuál es el propósito o el fin último que persigues, haciendo lo que haces? 

4. PROFESIÓN. Aquello a lo que te dedicas y con lo que generas ingresos.

Preguntas: ¿De qué forma te muestras o podrías mostrarte al mundo? ¿De qué manera puedes generar ingresos con lo que haces y con lo que eres bueno?

La ley del mínimo esfuerzo y por qué evitarla

metodo ikigai

Es ley que todas las personas, cuando nos acomodamos en algún trabajo automatizamos las tareas y hacemos lo mínimo e indispensable para que todo siga funcionando tal y como viene siendo. Es una condición natural del ser humano.

Mecanizar las acciones ayuda al cerebro a no colapsar con el desgaste de energía que demanda procesar las miles de acciones que realizamos a diario. Es que la repetición ahorra tiempo. 

En la monotonía de la rutina puede que pierdas el rumbo. Lo paradójico es que buscamos mantener las cosas como vienen funcionando, en un mundo que está en constante cambio, aunque no te haga feliz.

Lo único que no cambia es el cambio. Entonces, se vuelve una necesidad adaptarte a esa constante. 

Si hablamos estrictamente del mundo laboral, para mantener tu competitividad en el mercado te sugiero pensar diferente. Un buen consejo es que crees algo nuevo y mejor, usando algo que ya existe.

Una forma diferente de plantear tus objetivos

Siguiendo con el método ikigai, te propongo una manera distinta de plantear tus objetivos.

Si bien, los objetivos SMART son parte crucial en tu estrategia, puedes complementarlos con algo de la filosofía japonesa. 

Aclaración  importante antes de seguir. Un objetivo SMART es aquel específico, medible, alcanzable, relevante y temporal.

Parece ser que en el mundo del marketing todo es medible, todo se ajusta o tiene su propia lógica sin que puedas hacer o aportar algo de una forma diferente.

El método ikigai es una herramienta más que, si te resulta útil, úsala sin dudar.

Entonces, a la par de tus objetivos SMART te propongo pensar “objetivos imposibles”. Este ejercicio te quitara los lentes con que ves el mundo y traspasarás tus propios límites. 

Escribe una lista de cosas o situaciones que creías imposibles en tu vida y que, al final, pudiste cumplirlas. 

Eso resulta efectivo para cobrar consciencia respecto a tu capacidad personal y derribar cualquier prejuicio o miedo que se te presente. 

Visualizar metas que parecen imposibles te permite pensar “out of the box”, fuera de lo conocido. Al entrar en este terreno, te verás con mayor predisposición para desarrollar ideas innovadoras y creativas. Piensa lateralmente

Una vez que tengas tus objetivos imposibles, idea un plan para ejecutarlo. Del mismo modo, si piensas que te llevará un tiempo determinado, desafíate a cumplirlo en un plazo menor. 

“Si tienes un objetivo que crees que vas a conseguir en diez años, la mejor estrategia para que se haga realidad es pensar en formas de conseguir cumplir este mismo objetivo en un año”. 

PETER THIEL (INVERSOR DE SILICON VALLEY)

 

¿Cuánto tiempo necesitas para convertirte en maestro?

Por mucho tiempo no supe la respuesta. Hasta que di con la Ley de las 10.000 horas, en la que confluyen pasión y trabajo. 

La única manera de obtener tu maestría es trabajar de lo que te apasiona, dedicándole el 100% de tu esfuerzo. Ser perseverante te dará ventaja para conseguir el “objetivo imposible” que se hace posible. 

10.000 horas parece ser un montón. Para que te des una idea, si dedicas 8 horas diarias, 5 días a la semana te tomará 5 años conseguir la maestría.

Obtener una maestría implica convertirte en un experto en lo que haces. Teniendo en cuenta tu ikigai, sabrás en qué debes profundizar para cumplir lo que te propusiste. 

Por eso, primero pregúntate ¿Qué me apasiona tanto que, sin importar las dificultades que pudieran presentarse, le dedicaría todo ese tiempo de mi vida?

 

Y, como dice Viktor Frankl “Si no sabes cuál es tu misión en la vida, ya tienes una: encontrarla”.

para que sirve el ikigai

En resumen, encontrar tu pasión no resulta sencillo. Te demanda tiempo y concentración. 

A veces, para dar con lo que “sí” hay que aclarar lo que “no”.

¿Qué quiero decir con esto? Que si te sientes como náufrago en medio del mar tratando de saber qué te motiva a levantarte todos los días, en qué eres bueno y por qué tareas podrían pagarte, puedes empezar por aquellos que no te gustan, ni te apasionan ni desearías hacerlo jamás de los jamases. 

La sociedad en la que vivimos está llena de contratiempos, miedos e inseguridades, situaciones innecesarias, trabas y eventos externos que pueden distraerte. 

Transfórmate en una persona segura, encuentra un buen problema que solucionar en el mercado, consolida tu propuesta y comparte con el mundo tu valor. 

El ikigai plantea la necesidad de encontrar el rumbo. Entonces te pregunto 

– Y tú ¿Hacia dónde te diriges?

Fecha de última edición: 27/07/21

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el rendimiento de nuestros servicios. No se recopila en ningún momento mediante ellas información de carácter personal. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar